Escocia – día 9: Fort William – Edimburgo

Último día. En realidad ya casi tengo la sensación de que el viaje en sí terminó ayer y que este último día no es más que un trayecto necesario para llegar a Edimburgo y volver a casa mañana. Aunque no es un día de coche tan pesado como el segundo y el quinto tenemos unas tres horas y media de carretera hasta llegar a Edimburgo.
Desayunamos en el albergue y salimos de allí sobre las 10h. con la intención de llegar a Stirling antes de las 13h.
Nuestra intención es visitar el monumento a William Wallace pero nos perdemos y acabamos llegando al Castillo de Stirling en el que, además, hoy hay algún tipo de celebración, de manera que no encontramos ni sitio para aparcar. Entro en la tienda en la que venden las entradas para el castillo y, al preguntar cómo llegar al monumento de William Wallace, ya me dan un papelito con las indicaciones para llegar a él por carretera (al parecer no somos los únicos en no encontrarlo, lo que no entiendo es por qué no mejoran entonces la señalización).
Finalmente llegamos. El monumento está en lo alto de una montaña (unos 10 minutos a pie -también se puede subir en autobús-) y ya se nos ha hecho la hora de comer así que, después de comprar las entradas (7,5 GBP), nos comemos un panini en la cafetería y subimos con la panza llena.
Francamente, no esperaba gran cosa de esta visita, pero aún así me decepciona. Creo que es un precio exagerado para ver simples plafones explicativos a medida que vas subiendo la escalera de la torre. La visita no tiene más. Tampoco es indicada para personas con movilidad reducida, ancianos o niños muy pequeños, puesto que no hay otra manera de subir (y bajar) que una estrechísima escalera de caracol por la que a duras penas caben dos personas haciendo equilibrios cuando se cruzan (teniendo en cuenta que se sube y se baja por la misma, esto pasa constantemente).
Puede que os parezcan comentarios muy negativos pero quizás le vengan bien a otra persona que tenga en mente hacer la visita. Yo, personalmente, creo que habría sacado poco menos provecho viendo la torre desde el pie de la montaña, aunque esto no es más que una opinión, claro.
Volvemos a la carretera y ponemos rumbo a Edimburgo. En una horita estamos allí y, aunque no tenemos que devolver el coche hasta mañana, decidimos hacerlo hoy, ya que no caímos en que en Edimburgo sería imposible aparcar (más aún en pleno Fringe), así que nos despedimos de nuestro coche en el aeropuerto y cogemos el Airlink hasta el centro.
Nos morimos por llegar al albergue y descansar. Nos alojamos en el Saint Christopher’s Inn, justo al lado de la estación de tren y de la parada del bus. Tenemos una habitación de cuatro con baño pero al llegar allí nos dicen que nos han dividido en dos y que dos de nosotros dormirán en una habitación con dos desconocidos y, los otros dos, igual. Total, que de los 20€ que cada uno de nosotros pagó de más por estar en una habitación privada no nos devuelven ni un duro y nos hacen dormir con extraños. Ni una sola explicación más allá de un “a veces pasa”.
Como no nos apetece pasar en el albergue más tiempo del estrictamente necesario nos vamos a dar una vuelta por la ciudad, que sigue igual de animada que cuando la dejamos, hace una semana, inmersa en el bullicio del Fringe.
Al día siguiente ya no queda más que ir al aeropuerto y asimilar que hay que volver a casa y romper ese microuniverso temporal formado por la combinación de Escocia y los compañeros de viaje. Algo que, una vez nos despidamos, habrá acabado para siempre (permitidme que me ponga tremenda y sentimental).
Lugares de interés visitados: Monumento a William Wallace
Distancia recorrida: 213 km.
Alojamiento: Saint Christopher’s Inn *****
Fecha: 16 de agosto 2010
Anuncios

3 comentarios en “Escocia – día 9: Fort William – Edimburgo

  1. Del monumento:

    Incluso se puede subir hasta el momnumento para verlo de más cerca, porque la entrada no la piden hasta que entras.

    A mí me cabreó especialmente, y es la tónica del viaje, la escasez de otros idiomas en los sitios turísticos. Aun sabiendo inglés básico, no les costaría nada, si no en los plafones, poner información en otros idiomas en las pantallas interactivas.

    Del alojamiento: además de la putada comentada en el post, yo también le pongo una estrella por la horrible almohada (eso y nada es lo mismo), luz y ruido en las habitaciones que nos tocaron. Por lo menos la limpieza era aceptable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s