Escocia – día 3: Thurso – Kirkwall (Orkney Islands)


Primer ferry del viaje. A las 7:00 todo el mundo arriba, que a las 9:00 hay que estar en Gill’s Bay para hacer el check-in. Desayunamos en la cocina del Sandra’s (hay cereales, tostadas, leche, café y zumo). Ya con algo en el estómago nos ponemos en marcha.
Por fin subimos al barco. Me asaltan recuerdos del viaje del año pasado a Noruega, en el que no hacíamos más que subir y bajar de ferries a todas horas. Como es el primero, que hace ilusión, y hace buen tiempo, pasamos el viaje en cubierta. Llegamos al puerto de Saint Margaret’s Hope a las 10:30 y decidimos ir directos a visitar la isla y no ir al hostal hasta la tarde.El día de hoy será monotemático. Las Órcadas ocupan un lugar importante dentro de la historia. En ellas se encuentran algunos de los primeros asentamientos humanos de Europa, entre ellos Skara Brae, así como construcciones megalíticas como Ring of Brodgar (Anillo de Brodgar) o Standing Stones of Stenness (Rocas de Stennes), además del túmulo de Maeshowe, todos ellos declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Vivienda en el poblado de Skara Brae

Seguimos la A961 hasta Kirkwall, la mayor ciudad de la principal de las Islas Órcadas (Orkney Islands). Allí cogemos la A965 y, finalmente, la A967, que nos llevará a Skara Brae, el asentamiento neolítico más importante de Europa. Se cree que estuvo habitado entre el 3100 y el 2500 a.C.

Unas de sus principales características más llamativas son la construcción subterránea y la construcción del mobiliario en piedra, hecho gracias al cuál podemos ver las casas hoy prácticamente tal y como las dejaron sus ocupantes.

De allí nos vamos a Ring of Brodgar, un círculo megalítico de 60 piedras, de las cuales sólo se conservan 27. Se calcula que fue construido hacia el 2500 a.C., época de la que datan también construcciones similares, como Stonehenge.

 

Ring of Brodgar

Nos armamos de paciencia hasta que se van los dos autocares que han llegado justo con nosotros. Tenemos el círculo para nosotros solos… ¡qué gozada! Pasear por allí a solas es un lujo.

Ponemos rumbo a Meaeshowe y no aparece por ninguna parte. Después de buscar durante un rato decidimos parar a comer en Stromness. Ya se nos ha hecho tarde otra vez y no nos resulta fácil encontrar un sitio en el que comer. Por fin encontramos el Café Bar Stromness que, en un principio, no parece ser más que una tienda con tres mesas altas. Una vez que te fijas puedes ver que un pequeño pasillo comunica la tienda con un restaurante en condiciones.

Después de comer y de preguntar a una pareja cómo llegar a Maeshowe nos volvemos a poner en ruta siguiendo sus indicaciones (habíamos pasado prácticamente por al lado). Cogemos una rotonda al revés y, después del susto, seguimos nuestro camino.

Interior de la Catedral de San Magnus

Cuando llegamos a Maeshowe no podemos hacer el tour porque no teníamos reserva (cosa que no sabíamos que fuera necesaria; os aconsejo que os informéis). Sin embargo nos dicen que hacen un último tour a las 20:00 en el que aún quedan plazas, así que nos apuntamos y, como todavía tenemos toda la tarde por delante, decidimos llegarnos a Kirkwall, instalarnos y descansar un rato.

Llamamos a la propietaria del Peedie Hostel, tal y como habíamos quedado en hacer antes de llegar. Preguntamos si habrá alguien allí y nos dice que no, preguntamos cómo vamos a entrar y nos dice que las llaves están en la puerta, que en una pizarra en la entrada pone el número de nuestras habitaciones. Efectivamente; en la pizarra indica cuáles son nuestras habitaciones y las llaves están puestas. Alucinamos cuando vemos un buzón en el que pone que dejes allí el importe de tu estancia si no ha aparecido nadie mientras tú estabas allí.

Nos damos una vuelta por Kirkwall, visitamos la Catedral de San Magnus y paseamos por el centro. Lamentablemente llegamos siempre justo después de que el pueblo cierre y en las calles sólo hay pelotas del desierto; todo cerrado.

Por suerte los pubs no se rigen por los mismos horarios y podemos entrar a uno a tomarnos unas pintas mientras esperamos que llegue la hora de volver a Maeshowe.

 

Maeshowe

A las 19:30 estamos allí, tal y como nos habían dicho. El guía nos hace pasar al interior de la cámara y nos da una extensa explicación de la historia de Maeshowe, de sus constructores, de cómo creen que se construyó y de cómo aún no saben cómo lograron llevar hasta allí aquellas piedras, procedentes de una parte muy alejada de la isla cuando entonces no sólo no se había inventado la rueda sino que en la isla, tal y como podemos ver hoy mismo, no hay árboles. Nos muestra también las runas que los vikingos dejaron como recuerdo de su presencia en el interior de la cámara y cómo el sol penetra por el túnel de entrada en el solsticio de invierno hasta iluminar el interior de la cámara (imágenes y dibujos explicativos aquí).

Encantados con la visita volvemos al hostal y nos hacemos una sopita acompañada de picoteo. Ha sido un día intenso y no tardamos mucho en acostarnos; mañana toca madrugón (otra vez).

Lugares de interés visitados: Skara Brae, Ring of Brodgar, Maeshowe.
Alojamiento: Peedie Hostel *****
Distancia recorrida:  154km. (+ 1h. 30min. ferry Gill’s Bay-Saint Margaret’s Hope).
Fecha: 10 de agosto de 2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s