Noruega – día 7: Geirangerfjord

La idea para el día de hoy es hacer una ruta panorámica por las carreteras 15 y 63 hasta Geiranger, donde tomaremos el transbordador hasta Hellesylt a través  del Geirangerfjord. Desde allí planeamos ir hasta Stranda y atravesar el Norddalsfjorden hasta Liabygda para recorrer la Trollstigen (Escalera de los Trolls). El día, sin embargo, se ha levantado más bien tonto y no sé hasta dónde nos dejará llegar.



Salimos de Strynevatnet y recorremos la 15 hasta Langvatnet, lugar en que nos desviaremos y tomaremos la 63 hacia Geiranger. El paisaje a lo largo de todo el recorrido es precioso. Primero por sus vistas al lago y por su trascurrir paralelo al curso del río. Después empezamos a ascender y todo cambia, empezando por la carretera, con más curvas, y continuando por nuestro entorno. La vegetación prácticamente desaparece a una altura en que sólo algunas hierbas y líquenes son capaces de sobrevivir.


Sigue lloviendo y, en una tregua del tiempo, paramos junto a la carretera a pisar la nieve (es como mojarse los pies en un mar lejano; hay cosas que no podemos evitar hacer). Para nuestra sorpresa encontramos nieve roja. La responsable de este color es una alga microscópica que, aunque en origen es verde, se vuelve roja para protegerse del exceso de rayos UV y poder hacer la fotosíntesis sin ser dañada. Nos entretenemos un rato haciendo una cara con piedras sobre la nieve (muy adulto todo) y nos ponemos de nuevo en  marcha.

Las Siete Hermanas

Continuamos nuestra ruta y llegamos a Geiranger, donde cogemos el transbordador entre hordas de japoneses. Llovizna y hace frío y ello desluce bastante el recorrido, puesto que no apetece mucho estar en cubierta. Aun así soportamos estoicamente las adversas condiciones climatológicas (venimos de un clima mediterráneo, no se nos puede pedir más) para ver las cascadas de Las Siete Hermanas y El Pretendiente. De un lado del fiordo están las chicas, con las que la cascada de enfrente, El Pretendiente, se quería casar (bueno, supongo que sólo con una).

Hay varias versiones de la leyenda, pero en todas el resultado acaba siendo el mismo: las hermanas se quedan solteras y el pobre chico se da a la bebida (de ahí que El Pretendiente sea conocido también como La Botella, debido a la forma que, dependiendo de la imaginación de cada uno, se le pueda encontrar a la cascada).

El Pretendiente

Al desembarcar en Hellesylt tomamos la 60 en dirección Stranda con la intención de atravesar allí el Norddalsfjorden y continuar por la 650 hasta volver a coger la 63 hasta la región de Rauma, donde se enceuntra la Trollstigen. Sin embargo el tiempo empeora y al llegar a Stranda decidimos emprender el camino de regreso; la Escalera de los Trolls no es precisamente una autopista y, si a ello le sumamos el atractivo perdido por la lluvia, quizás no valga la pena.

Volvemos a tomar la 60 hasta enlazar con la 15, desde donde salimos esta mañana, y que nos llevará de nuevo al camping. No hemos podido seguir del todo nuestros planes pero, aun así, ha sido un día bastante intenso (y cansado). ¿Qué mejor que una buena ducha y una sesión maratoniana de Monopoly para ponerle fin en nuestra cabañita?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lugares de interés visitados: Geirangerfjord.
Alojamiento: Strynsvatn Camping *****
Distancia recorrida: 205km
Fecha: 12 de agosto de 2009

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s