Noruega – día 5: Sognefjorden

El día de hoy lo dedicaremos a viajar por los alrededores del Sognefjorden o Fiordo de los Sueños, famoso por ser el segundo más grande del mundo (204 kms y casi 5 kms de ancho de media) y el más largo y profundo de Noruega.

Nuestra primera parada es la iglesia de madera de Urnes, la última “Stavkirke” que veremos después de Borgund. Llegamos demasiado pronto después de un trayecto corto en ferry y tenemos que esperar hasta que abran. Por suerte, porque no hay mucho sitio para aparcar y acaba de llegar un autocar. Con la entrada se incluye una visita guiada, imprescindible para entrar, pues desgraciadamente está en obras y se necesita guía para acceder al interior. El emplazamiento es precioso, con el fiordo Luster al fondo.
La iglesia de Urnes no es tan espectacular como la de Borgund, tanto en forma como en detalles, aun así, merece la pena ver sus grabados en uno de los laterales y el interior, que imaginamos que después de las reformas dará una idea de cómo era. Es patrimonio de la Humanidad desde el 79, la más antigua de su clase (año 1129) y se pueden observar reminiscencias celtas, vikingas y cristianas.
Mientras esperamos el Ferry que nos llevará de nuevo al otro lado, un puesto de frambuesas suculentas invita a cogerlas libremente previo pago en una cajita, cosa que no dudamos en hacer hasta dos veces. Están riquísimas y nos hacemos fotos chorras rollo Amelie para matar el tiempo.


Feigefossen a lo lejos…
La segunda parada es Feigefossen, o Feigumfossen, una bonita cascada donde hay que subir bastante para verla de lejos. Es la excursión más “en serio” de nuestro viaje (aunque quizá no llega a las dos horas en total), recomendadas botas de montaña y mucho cuidado para no resbalar con el barro. El bosque por el que hay que pasar es una explosión de verdes y nos acompaña el rumor contínuo de los rápidos que provoca la cascada.


Hotel Kvikne’s
Ya por la tarde nos dedicamos a recorrer en coche el borde del Sognefjord. Realmente es ancho, interminable, pero quizá después de haber visto otros más abruptos y estrechos le resta la espectacularidad y belleza esperadas. Parada final, Balestrand, un lugar tranquilo donde destacar el Hotel Kvikne’s, construcción del siglo XIX totalmente en madera. Desde allí hay espectaculares vistas al fiordo (a veces el sentido común te engaña y crees que es el mar de lo ancho que es) y al resto de la ciudad, donde divisamos a lo lejos otra stavkirke dedicada a San Olaf, pero ésta es del siglo XIX. Nos enteramos que hay túmulos funerarios del año 800 y una estatua de Bele (mitología noruega), pero estamos cansados y con pocas ganas de buscar.
De vuelta al camping (segunda noche en el lujoso apartamento) paramos unos minutos a contemplar la entrada de los frondosos bosques que rodean Balestrand.

Los imponentes árboles de Balestrand

Y mañana, un día diferente a los demás…

Lugares de interés visitados: Sognefjord, Balhom (municipio de Balestrand), Urnes stavkirke, Feigefossen
Alojamiento: Camping Kjornes *****
Distancia recorrida: 178 Kms
Fecha: 10 de agosto de 2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s