Oeste de Irlanda: Acantilados de Moher

Acantilados de Moher
Hoy ya toca volver a Dublín y vamos a dedicar el día a visitar los acantilados de Moher (Cliffs of Moher – traducido: Acantilados de las Ruinas. Debe su nombre a las ruinas de un antiguo fuerte “Mothar”, que fue demolido durante las guerras napoleónicas para construir una torre de señales). También veremos alguna que otra cosilla de camino a casa. Y vosotros diréis: “¿Te vas del oeste de Irlanda sin pisar Connemara?” Pues sí, gran ofensa para la zona, pero nuestro tiempo era limitado y preferimos dejarlo para dedicarle un viaje completo (que aún está por llegar).
La visita a los acantilados os costará 6€ (no recordaba que hubiera que pagar pero acabo de comprobar que así es). El enlace de arriba a los acantilados os llevará directamente a su página web, donde podréis informaros sobre el lugar y, si queréis, también comprar las entradas. Si sabéis inglés os recomiendo leer la web en su idioma original, ya que la traducción española es la más ortopédica e incomprensible que he visto en mucho tiempo. También se puede hacer una visita por mar con Doolin Ferry o O’Brien Line (aunque seguro que hay más compañías).
Ir al mapa interactivo
Los acantilados de Moher son un gran reclamo turístico, puesto que tanto su flora y fauna como su geología son de gran interés. Se extienden a lo largo de ocho kilómetros de costa y llegan a alcanzar una altura de más de doscientos metros en Knockardakin, al noreste de la Torre O’Brien (O’Brien Tower). Sobre estas líneas os he colgado el enlace a un mapa interactivo en que podréis localizar los puntos de interés que encontraréis a lo largo del camino que bordea los acantilados.
Los aficionados a la ornitología encontrarán frailecillos, alcatraces y gaviotas tridáctilas, especialmente en primavera. También se pueden observar animales marinos como ballenas, tiburones, delfines y focas, si somos personas con suerte, claro.
Se aprecian claramente los estratos de limolita, esquisto y arenisca que forman los acantilados. Esta última es más resistente a la erosión que las anteriores, por ello suelen encontrarse repisas o salientes de arenisca en las paredes, simplemente porque los otros materiales han ido desapareciendo con la erosión. En la parte del sendero que se dirige hacia Doolin se puede apreciar más claramente la evolución geológica de la zona a través del tiempo.
Visitar la web original de la imagen
Como curiosidad encontramos junto al camino hacia el punto de observación desde el visitor center losas extraídas de una cantera cercana, ya abandonada, en las que se pueden observar las marcas fosilizadas dejadas por pequeños animales blandos (tipo lombriz, aunque también he leído que podía tratarse de anguilas) al arrastrarse hace trescientos veinte millones de años en busca de comida por lo que entonces era barro y arena.
Dolmen de Poulnabrone (The Burren)
Nos ponemos de nuevo en marcha porque tenemos aún un largo camino hasta llegar a Dublín y, ya que nos queda de paso, paramos a ver el dolmen de Poulnabrone (traducido: el agujero de las penas), construido sobre el 2500 a.C. Se encontraron restos de entre veintitrés y veintinueve personas, de las cuales solo una superó los cuarenta años; la mayoría murió antes de los treinta y no fueron enterrados allí hasta después de haber sido despojado de carne sus cadáveres, bien por exposición o por haber sido enterrados anteriormente en otro lugar. Y después de estos datos tan agradables paso a hablaros de nuestra siguiente parada.
Dunguaire Castle
Última paradita antes de comenzar nuestro periplo hacia Dublín a lo largo de varias carreteras que hicieron el trayecto de vuelta desesperadamente largo (el de ida, claro, nos había resultado más llevadero). El castillo de Dunguaire fue construido en 1520 por el clan O’Hynes en las orillas de la bahía de Galway. El castillo toma su nombre del antiguo fuerte de Guaire, rey de Connaught que murió en 662 d.C. Ha ido cambiando de dueño a lo largo de la historia y entre 1924 y 1954 dos de ellos lo restauraron hasta dejarlo tal y como lo podemos ver hoy en día. Se puede visitar de finales de abril a septiembre de 10h. a 17h. (última admisión a las 16:30h.). Por las noches se celebra el Dunguaire Castle Banquet, para el que es necesaria reserva.
Y tras esta última visita, paciencia y carretera (recordad que vosotros ya podéis ahorraros el suplicio y tomar la M6, con la que os plantareis en Dublín en un pis pas).


Lugares de interés visitados:
B. Acantilados de Moher
C. Dolmen de Poulnabrone (The Burren)
D. Dunguaire Castle


Alojamiento: Doolin Camping *****
Distancia recorrida: 276 km.
Fecha: 6 de agosto de 2006

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s