Saariselkä día 2: Motos de nieve, raquetas, pesca en el hielo… y auroras

Nos levantamos a -10ºC, la media de cada día. Hoy es el día más completo, tenemos contratada una excursión en motos de nieve que incluye diferentes actividades: la conducción de la moto, caminar con raquetas y pescar en el hielo. Ya la habíamos contratado desde casa con Lapland Safaris a través de El Blog de Finlandia, sólo se ofrece un día a la semana y había que asegurar. La excursión dura unas 5-6 horas, así que hay que reservarse todo el día, cuesta 180€ pero es prácticamente obligado hacerla, ya que es muy completa y una experiencia única. La excursión se llama “En el corazón de la naturaleza”.

El día está nublado y caen algunos copos de nieve, aunque si se mantiene así, añadirá un plus de “autenticidad” a la excursión. Nos dirigimos a la oficina principal de Lapland Safaris donde nos van a prestar el equipo: mono, botas, manoplas, gorro, calcetines de lana y casco. Aunque vayáis abrigados, intentad usarlo todo ya que es de buena calidad, los mismos guías te asesoran si lo vas a necesitar o no según la ropa que lleves. Una vez listos, nos dirigimos con el resto del grupo hacia donde están aparcadas las motos. Vamos a conducir por parejas. Si se quiere conducir solo, hay que pagar un extra, aunque la excursión es larga y no está de más poder turnarse si te cansas de conducir o disfrutar más del paisaje. Tras una breve explicación del simpático guía (en inglés, pero muy visual) sobre el funcionamiento de la moto, nos disponemos a partir. Más que difícil, hay que mantener bastante la concentración y la fuerza en los brazos, ya que aunque el terreno esté allanado, el manillar se desvía bastante. También hay que tener cuidado con caer en zonas de nieve blanda o con los giros, ya que se puede volcar, cosa que le sucedió a la moto de enfrente y luego para ponerla en pie en la nieve blanda… pues eso, fuerza bruta entre 5 personas.

Ahora entendemos porqué la excursión se llama así: árboles y nieve, no hay nada más alrededor. Mires donde mires, kilómetros de bosque virgen, vamos, que te dejan allí y estarías totalmente perdido. La velocidad (aunque vayamos a una media de 30 km/h parece que vayas a 100), el viento y los copos de nieve en la cara son una sensación única. Cuando ya hemos cogido confianza con la moto, paramos en mitad del camino porque llega el turno de las raquetas de nieve.

Hay que asegurárselas bien a la bota porque luego volver a ponérselas en la nieve virgen es complicado, ya que es blanda y nos llega hasta la rodilla… No somos pocos los que nos caemos y nos cuesta levantarnos, ¡sin un suelo donde apoyarte! Caminamos en fila india y el guía nos va turnando para que durante el recorrido todos podamos ser de los primeros y tener la oportunidad de pisar nieve virgen. Paramos un rato a hacer fotos y de vuelta a las motos, ¡cambio de conductor!

Seguimos conduciendo por un paraje sin igual, se agradece el calor del motor en las piernas y en la calefacción de los manguitos del manillar. En los tramos lentos, si se hace con precaución el acompañante puede hacer alguna foto o vídeo con una mano, porque con la otra hay que agarrarse sí o sí. Tras velocidades vertiginosas de hasta 50 km/h (adrenalina pura y bíceps a tope), llegamos hasta una tienda típica sami y el guía prepara todo lo necesario para la pesca en la nieve: sedales, brocas para perforar la nive y pieles de reno para sentarse… procurad ser de los primeros para que os toque una piel de reno en lugar de una manta… también vale aparentar pareja romántica, como nos pasó a nosotros para conseguir vuestra piel de reno, jeje.

Entrando en el lago helado

Tras buscar un buen sitio en el hielo, con la hélice excavamos un hueco de aproximadamente un metro de profundidad, suficiente para llegar al agua. A estas temperaturas los peces están más inactivos y van por la superficie, aunque no tenemos ninguna esperanza de pescar nada, la verdadera experiencia es la perforación del hielo. Nos da tiempo a hacer un par de agujeros, pero al poco rato el guía invita a quien quiera a participar en encender la hoguera para la comida. Volvemos hacia la tienda mientras el resto se queda pescando, detrás hay una caseta con la mejor madera que hemos olido nunca. Tras una explicación sobre cómo cortarla, se va hacia la tienda y nos deja solos manejándonos como podemos con el hacha. Al cabo de un tronco tenemos suficiente y una vez dentro de la tienda, el guía explica cómo hay que poner la leña para que prenda rápidamente, ya que en una zona permanentemente nevada es imprescindible. Va llegando el resto del grupo y con el fuego ya encendido, pone a calentar café y té. Parece increíble, pero en pocos segundos dentro de la tienda al calor del fuego, sobran guantes, monos y gorros.

Comemos una deliciosa crema de champiñones y un sándwich mientras el guía nos va explicando como se organizaban las familias samis dentro de la tienda, cómo dormían según la jerarquía y edad. Primera y última oportunidad de ir al baño… y de vuelta hacia Saariselkä. Aunque aún falta un buen rato, pasamos por zonas sin árboles donde casi no se distingue entre cielo y nieve… y por zonas más espesas con árboles con el “musgo de los renos” colgando, en realidad un líquen del que se alimentan.

Es como estar en medio de la nada…

 

Y hasta tenemos suerte, a lo lejos, de ver un reno descansando bajo los árboles…

 

 

Tras el mejor día que pasamos en Saariselkä, volvemos hacia el hotel para preparanos para la caza de las auroras… mientras cenamos, no sacamos el ojo de la tablet para ir viendo la previsión hora a hora, aunque tenemos intesidad 2 de momento, hoy tiene que ser la noche…

… y la es. Tras una hora de espera, a las 21:20 empezamos a divisar una luminosidad por encima de los árboles, y la cámara no engaña…

En cinco minutos ya teníamos una aurora de esta intensidad, si os fijáis detrás de los árboles hay más luz verdosa…

Hasta que ascendió y se juntaron, y se volvieron a separar, derecha, izquierda, ondulante, hiponitzante… ni las luces ni el frío, ni las personas de alrededor estropearon el momento, aunque las exclamaciones fueron inevitables. Más cielo del que podíamos abarcar con la vista estaba teñido de verde, cuando terminaba en una zona empezaba en otra y así durante una hora. A las 22:40h, humedad del 88%, temperatura del aire -14ºC, de la nieve -6ºC… quizá no fue tan locura tumbarse en ella para observar auroras y estrellas. La cámara y el cuerpo dijeron basta y nos retiramos al hotel a calentarnos un poco hasta que volviera la actividad auroral.

Así quedó, pobrecita… ¡y funcionando!

Y vaya si volvió la actividad… tan espectacular, que ya no tuvimos tiempo de ir hacia el tobogán de trineos, sino que detrás mismo del hotel se estaba produciendo la mejor aurora que hemos visto en nuestras vidas: los vídeos (aunque sean time-lapse) se acercan mucho a la realidad, sí, las auroras pueden ser así de rápidas… nos mostró además de verdes, lilas, rosas… es como si el cielo cayera sobre nuestras cabezas, como si nos fuera a engullir.

A las 00:00… magia

Una energía inusitada nos hizo recorrer medio pueblo siguiendo a la escurridiza luz, y eso nos llevó a descubrir un panel al lado del hotel, frente al bar Panimo, con información de la actividad y webcams a tiempo real…

Todo el cielo cubierto de auroras y alta actividad (rojo)

Estábamos salvados, ¡siguiendo la webcam podríamos seguir la evolución de las auroras en el calor de la habitación y salir cuando la cosa se pusiera interesante!

Sobre la una y media de la mañana nos fuimos a dormir, aunque quedaron restos de actividad hasta las 4…

Sin duda nuestro mejor día y nuestra mejor noche en Finlandia.

(Clica si quieres ampliar los gráficos y mapa de actividad de esa noche)

Alojamiento: Hotel Kieppi *****
Fecha: 27 de marzo de 2013

Anuncios

Un comentario en “Saariselkä día 2: Motos de nieve, raquetas, pesca en el hielo… y auroras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s