Australia día 13: Outback. Alpha

Hoy nos adentraremos más hacia el interior desértico (Outback) australiano, hasta el pueblo de Alpha, ya que no tenemos tiempo de ir más allá. No es que llevemos un 4×4, pero con medio dipósito lleno pretendemos recorrer los casi 200 kms que separan Clermont de Alpha por una carretera de cabras (gravilla). El paisaje nada tiene que ver con la selva de días atrás: ahora recuerda más a la sabana africana, llanuras eternas, árboles muertos caídos y polvo, mucho polvo (rojizo), que entra por cualquier resquicio del coche.

A pesar de todo nos cruzamos con más coches de los esperados (unos 10) no hay signo de civilización alguna excepto una escuela (?) y molinos de madera con vacas pastando, pero Alpha no llega y el depósito se está acabando… Durante el camino, eso sí, vemos algunas rapaces y hormigueros o termiteros.

La carretera interminable

Cuando ya estábamos en reserva de gasolina y empezando a preocuparnos, de repente Alpha, un pueblo de 400 habitantes que también es conocida como la “ciudad de los murales”.

La calle principal de Alpha

A raíz de una inundación en los 90, artistas locales empezaron a pintar las paredes con escenas contumbristas para subir los ánimos, y a partir de entonces han acumulado algunas decenas. Algún edificio típico de pueblo de película, pero poco más. Una viejita nos atiende en la oficina de turismo, pone los ojos en blanco y dice que alguien ahí arriba nos ha estado cuidando, ella nunca recomienda esa carretera. En realidad estaba en buen estado (si la hemos hecho con un Toyota Camry y ha salido entero…), lo que no hay nada en 200 kms (ni cobertura), pero por suerte no hemos tenido ningún percance. Hasta que después de comer un típico pastel (pie) de carne, salimos de Alpha y a los 10 minutos por asfalto… pinchamos. Un clavo. Suerte que contratamos el seguro a todo riesgo.

Un mural de Alpha

No se nos caen los anillos a la hora de cambiar la rueda, pero descubrimos con horror que la de recambio también está pinchada. Suerte que han parado unos grey nomads (jubilados que aprovechan para recorrer el país en caravana), que aunque la intentan hincharla con un compresor que llevan, no queda más remedio que nos acompañen a Alpha para que reparen el pinchazo. Así que Armenguan se va a arreglar la rueda y el resto nos quedamos tiradas en medio de una carretera del outback con todo el equipaje en el suelo y un coche con 3 ruedas. Tanta penica damos que 5 o 6 coches tipo ranchera se paran a preguntar si todo está OK.

Una vez de vuelta con la rueda reparada y sin agradecimientos suficientes para los jubilados, proseguimos nuestro camino hacia la costa de nuevo por el paisaje seco en el que vemos árboles que seguramente sean baobabs (un ambiente tan seco que llevamos una electricidad estática en el pelo como para alumbrar media Barcelona).

Se hace de noche, después de este duro y accidentado día sólo nos faltaría atropellar un canguro… dicho y hecho. Uno que ya estaba muerto, eso sí, pero era imposible esquivarlo y lo hemos terminado de aplastar. Un poco desagradable. Por lo menos no estaba vivo decimos… a los 10 minutos cruza uno por delante, y por fortuna sólo le damos un pequeño golpe con el lateral, se levanta y prosigue su camino. Han sido décimas de segundo, y un 10 para Armenguan que conducía por mantenerse firme. Ya tenía razón la viejita de Alpha: “evitad las carreteras al amanecer y al anochecer…” “Por el frío?” “(voz siniestra) no, por los canguros”.

Nuestra desesperación continúa cuando todos los caravan parks están llenos (próximamente hay una feria de piedras preciosas, aún hay fiebre del oro por aquí), así que después de dos horas rondando tenemos que retroceder a Capella donde podremos acampar por 30 AUD. El camping está muy bien pero pasamos la peor noche de todas, con un frío que no deja dormir (quizá bajo cero, estamos en el interior) y a las 6 de la mañana nos damos por vencidas y nos refugiamos en la calefacción del coche.

8 de agosto 2011

Anuncios

2 comentarios en “Australia día 13: Outback. Alpha

  1. Divertido post… siguen las aventuras australianas, pinchazo de rigor incluido y tétrico encontronazo con canguro (esa sangre sospechosa en los bajos del Camry!). Ahora ya habéis cruzado la frontera a lo Priscillas, reinas del desierto. Interesante historia la de los murales de Alpha y graciosa denominación la de los jubilados en caravana (seguro que no se las puso un/a biólogo/a?). Eso de los grey nomads me parece entrañable. Yo de mayor quiero ser una!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s