Australia día 10: Magnetic Island

Hoy visitaremos Magnetic Island, o “Maggie”, la mitad de la cual es Parque Nacional, tiene numerosas bahías con playas paradisíacas y hay la posibilidad de ver koalas en libertad.
Para ir cogemos el ferry que sale del mismo Townsville (29 AUD ida y vuelta+5 AUD de parking) y en 20 minutos se llega a la isla, que está a sólo 8 kms. Una vez allí se pueden alquilar multitud de vehículos o coger un bus (6 AUD), pero preferimos explorar la isla andando. Por un camino a través del bosque, en pocos minutos vamos de Nelly Bay, donde nos ha dejado el ferry, a Geoffrey Bay, una playa inmensa repleta de restos de corales, conchas, algas, medusas, semillas… que ha arrastrado el mar. Es una zona de Parque Nacional Marino, por lo que no se puede pescar ni recolectar. Además del peligro de las marine stingers (medusas mortales) que llevamos viendo en numerosas playas, aquí se suma el riesgo de morir si te cae un coco en la cabeza.

Geoffrey Bay



Pequeña medusa
Justo al lado se encuentra Alma Bay, una cala pequeña pero encantadora. En este punto nos separamos: Mery se queda en la playa mientras que el resto seguimos con la excursión con la esperanza de ver algún koala. El camino, como siempre, está perfectamente señalizado, y el bosque tiene un aspecto mediterráneo, nada que ver con los bosques húmedos que visitamos días atrás. Vamos paseando por el camino de Arcadia bajo un sol abrasador y entre los cantos de córvidos, otros pájaros desconocidos e insectos. Ningún koala a la vista, aunque el ambiente seco permite percibir ligeramente y muy de vez en cuando olor a eucalipto.
Alma Bay
Seguimos por el interior hasta la Forts Junction, un cruce de caminos des de donde empezamos la ruta de 3 kms hacia The Forts, donde una amable señora nos ha dicho que alguna vez se han visto los esquivos koalas, aunque no tenemos muchas esperanzas. Nada más entrar un cartel te dice que hay que vigilar con las Death Adders (víboras de la muerte) que a veces cruzan el camino. Difícil lo tenemos para vigilar con las serpientes si vamos mirando hacia arriba todo el rato. La verdad, no sé cómo los australianos pueden vivir tranquilos.
Aunque ponemos los cinco sentidos no vemos nada, pero preguntamos a unos que pasan y nos indican dónde han visto uno. Al poco rato ahí está, al lado del camino. Sin inmutarse, lento en sus mínimos movimientos. Es un koala marcado, estudiado por una universidad. Quizá sea por esto que no le asusta la presencia humana, podríamos tocarlo, pero no es recomendable ya que te pueden pegar un zarpazo.
El koalica
Un poco más contentas seguimos la ruta y otro señor nos informa de otro avistamiento: el koala está un poco más adelante, esta vez durmiendo en lo alto de un árbol. Decidimos terminar el camino, y llegamos a un conjunto de restos militares como una torre se señales, un centro donde se ponía la artillería y un almacén de armas, hoy habitado por murciélagos y otros animales. Des de lo alto de la torre se tienen excelentes vistas de 360 grados de la isla: Horseshoe Bay, Balding Bay, Radical Bay… y hasta donde llegue la vista. Des de aquí también vemos una águila pequeña o un ratonero, no podemos llegar a identificarlo. Ha sido buena idea coger los prismáticos, tanto para esto, como para el koala.
Horseshoe Bay
Emprendemos el regreso esta vez por la carretera, que va más directa y no está muy transitada. Casi llegando aparece un coche con un cartel en alto “Taxi gratis”. Un listillo nos quiere llevar, pero como ya estamos casi en nuestro destino y nos parece sospechoso que estuviera tan preparado con cartel y todo, seguimos andando. Nos encontramos con Mery (hemos estados dos horas y media andando des de que nos separamos) y casi llegando a la terminal del ferry, vemos en un balcón a tres cucaburras reidoras, otra ave típica australiana.
En definitiva y según mi opinión, a mí me ha compensado la visita por haber visto toda esta fauna, pero en cuanto a paisaje la isla tampoco tiene mucho de especial.
Cucaburra reidora
Después de aprovisionarnos en un super de la isla y ya en Townsville, cogemos la carretera hacia Arlie Beach, punto de partida para visitar las Whitsunday Islands. Tenemos reserva en el albergue ByTheBay, un lugar muy coquetón, habitación para nosotras 4 y limpio. En un principio vemos que la habitación está ocupada ya que la cama está desecha, hay ropa de hombre… cuando caemos en la cuenta que nos hemos equivocado de habitación. ¡Suerte que no había nadie dentro! Parece que la llave vale para todo… Nos espera la tan ansiada ducha y un poco de tranquilidad y buen descanso.
Clic para ampliar el mapa

Lugares de interés visitados: Magnetic Island.
Alojamiento: Backpackers by the bay ***** (25 AUD por persona en habitación para 4, wifi, baño compartido)
Distancia recorrida: Por calcular
Fecha: 5 de agosto de 2011

Anuncios

4 comentarios en “Australia día 10: Magnetic Island

  1. Que bien tantos detalles, así es fácil dejar volar la imaginación. Debe ser emocionante ver y oir en vivo tantas especies que por aqui no conocemos aunque tengais que vigilar donde os bañais o poneis los pies, menuda aventura!!! Además por lo que explicais con una temperatura ideal para caminar.
    Que sigais disfrutando.
    Rosa M.

  2. Bueno, así que de Magnetic tiene poco la isla. Que no sus animales habitantes… lástima que los koalas no sean más sociables (abajo el mito del abrazo del koala). Sin embargo, a medida que voy leyendo tus posts, un interrogante se me hace cada vez más acuciante… quién carajo pone nombre a las especies? Perdona mi ignorancia entre tanto biólogo pero llamar a un pajarillo cucaburra reidora tiene su guasa.

  3. Me gustan mucho las fotografías, las descripciones nos hacen vivir en la distancia vuestras aventuras. Seguro que ya teneis unas piernas de hierro con tanta caminata, divertiros mucho. Besos

    La driada

  4. rosa, luego en realidad no se percibe tanto peligro por animales venenosos, pero ellos se curan en salud avisando… la verdad es que choca ver en libertad animales que aquí tenemos encerrados (cualqueir especie de cotorra).

    Froggy, el abrazo vendrá por estar abrazados a los árboles, porque no hacen otra cosa los tíos… los nombres… pues quien los descubre, supongo, aunque los nombres populares a saber quién los ha puesto. Porque si en lugar de kookaburra os decimos Dacelo novaguineae, aún nos tachais de más freaks jaja. Cierto que a veces tampoco se esmeran mucho los científicos al nombrar ciertos bichos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s