Australia día 4: Blue Mountains

Hoy tenemos intención de ir a las Blue Mountains, declaradas Patrimonio de la Humanidad. Las Montañas Azules reciben ese nombre por la neblina azulada que las cubre, resultado del vapor de aceite que desprenden los miles de eucaliptos, que junto con las micropartículas de polvo y vapor de agua, dispersan la luz dando como resultado el color azul.
Están a sólo 104 kms de Sydney, dos horas en tren. Las excursiones organizadas más baratas cuestan alrededor de 70 AUD, así que decidimos hacerlo a nuestro aire, y al final nos sale más a cuenta económicamente. Por falta de organización llegamos 45 minutos más tarde de lo previsto a la Central Station, y además tenemos que esperar media hora más a que llegue un autobús que nos conecte con Penrith Station, ya que hay obras en las vías. Al final el viaje se hace más largo de lo esperado y llegamos al cabo de 2:45h, a las 12 de la mañana. El billete de ida y vuelta cuesta 10,5 AUD, aunque no nos lo han pedido ni hay que validarlo (creemos).
Nos bajamos en Katoomba, pueblo de partida de las excursiones. No tenemos coche, así que la única manera de aprovechar el poco tiempo del que disponemos es ir en plan guiri total y comprar un bono para el bus “Blue Mountains Explorer” de la City Sightseeing, cuesta 36 AUD (30 con carnet de alberguista, pero no tenemos) y permite subir y bajar las veces que se quiera, pasando cada media hora por las paradas. Menos mal, porque el primer punto de interés está a bastante distancia para ir a pie. Igual que antes, en ningún momento nos piden el ticket, así que nos podría haber salido el día gratis, pero mejor no arriesgarse y estropear las vacaciones.
Nos toca como conductor Jimmy, un señor muy amable y simpático que va relatando las paradas próximas y lo interesante de ver, da consejos sobre cuál bajarse y qué excursión hacer si se dispone de poco tiempo, como es nuestro caso. Incluso baja del bus a cada parada para indicarnos cómo llegar a los puntos de interés. Gracias a eso aprovechamos el día a tope. En las 4 horas que estamos por las montañas vemos:
– Katoomba falls reserve (parada 11, media hora invertida): una panorámica de las Three Sisters, las tres rocas símbolo del lugar y las cascadas Katoomba. Por aquí también pasa un teleférico de suelo de cristal (Skyway), no hemos comprado el bono que lo incluye y nos alegramos porque realmente no vale la pena.
– Honeymoon lookout (parada 15): nos toca el otro conductor, David, que también le pone ganas pero no da tanta información como Jimmy, que nos había recomendado bajar en esta y dar el paseo Prince Henry de 40 minutos (1km) entre los árboles para disfrutar las vistas, y llegar al Echo Point, la parada 14. El sendero está perfectamente preparado y no reviste ninguna dificultad. Disfrutamos muchísimo con la variedad de helechos y eucaliptos que nos encontramos por el camino, así como de los cantos raros de los pájaros imposibles de ver. Me sorprende el hecho que no huele al típico bosque mediterráneo cuando está húmedo, ni a flores, podría decir que a casi nada, quizá levemente a eucalipto pero creo que es más la ilusión que otra cosa.
– Echo Point (parada 14, una hora invertida junto con la anterior): parada obligada, llegamos a pie de la “excursión” anterior y el final merece la pena: otra panorámica de las Three Sisters más cercana que antes. Según la leyenda aborigen, estas rocas son tres hermanas a las que su padre aprisionó para protegerlas de un bunyip, un monstruo legendario. De aquí sale una caminata por unas empinadas escaleras (Giant Stairway, 900 escalones), se requieren dos horas y sólo se recomienda a personas bien preparadas físicamente, que no es el caso.
Las Tres Hermanas
– Leura Cascades (parada 17, una hora invertida): aprovechamos para comer rápidamente en la zona de picnic y empezar a disfrutar del descenso entre helechos tipo palmera y resto de vegetación, dando la impresión que nos saldrá algún dinosaurio de algún momento a otro en medio de este paisaje Cretácico. De nuevo el camino está preparadísimo y sin ninguna dificultad. Los rápidos de agua nos acompañan hasta llegar a la caída de agua principal, poco visible desde donde estamos, pero no tenemos tiempo de subir hacia el otro lado.
– Leura (parada 21, una hora invertida): vale la pena, como final, entretenerse por las tiendecitas (bastante exclusivas) de la calle principal de esta población, donde podemos encontrar arte aborigen (bonito pero caro), tiendas de decoración estilo colonial o papelerías (caro pero bonito), además de otras como una dedicada a la Navidad o a jugueterías.
Bajando hacia Leura Cascades
Una de las cascadas de Leura
A las 4:25 cogemos el tren en Leura que nos llevará tras casi dos horas al bus lanzadera. Perdemos muchísimo tiempo esperando, ya que no hay suficientes para absorber todo el pasaje del tren y cuatro accidentes (?) provocan que los demás lleguen espaciados y tarde. Finalmente podemos subir en el tercero.
Tras un rápido cambio de ropa, nos disponemos a cenar decentemente para explorar luego Kings Cross, el barrio que nos falta. Elegimos El Bistro del Strand Hotel, donde nos piden el carnet al entrar (sobre los 30, pero aparentamos 18). El local está muy animado y multitud de pantallas informan de las carreras de galgos y otras, incluso hay una máquina para apostar. Por 15 AUD cada una comemos como cerdas un suculento bistec y bacon respectivamente, patatas, lechuga, huevo duro y una cerveza australiana (rica de nuevo). Lágrimas de emoción al empezar a absorber las calorías, tanto, que abortamos el plan de caminar por la noche (en realidad son las 21, hace 3 que es noche cerrada) y vamos a digerir al albergue porque no podemos ni movernos.
Clic para ampliar el mapa de ruta

Lugares de interés visitados: Three Sisters, Katoomba Falls, Leura Cascades, Leura.
Alojamiento: Big Hostel *****
Distancia recorrida: por calcular
Fecha: 30 de julio de 2011

Anuncios

3 comentarios en “Australia día 4: Blue Mountains

  1. Pues yo no sé si lo he acabado de pillar, entiendo que es un guiño a la diferencia con el hemisferio norte… pero bueno, ya me sacarás de dudas.. eso sí, tb hubiera sido la leche que hubieráis visto lo de las cascadas invertidas.

    Realmente parece un lugar donde poder perderse… uix, bajo la atenta mirada del Skyway, aka Gran Hermano. Curioso lo de los olores.

    Lo de la buena preparación física, en tu caso, tiene delito! 😛

  2. Sirvi, lo de las horas invertidas no tiene doble sentido xD. Yo me tengo que preparar para hacer la selcción de fotos… MUERTE

    Froggy, es que se ve que era un camino muy chungo! como si yo estuviera en forma por jugar un partidillo cada semana!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s