Berlín día 3 y 4: Isla de los Museos, Catedral, Nueva Sinagoga, Tacheless, Bebelplatz, Gendarmenmarkt, Nueva Guardia, Cúpula del Reichtag, Museo del Cine

Empezamos el día andando desde el hotel hasta la zona más monumental de Berlín, la Catedral y la Isla de los Museos. Para visitar la catedral hay que pagar 7€, pero incluye la subida a la cúpula que es lo que más nos interesaba. La Catedral en sí también es interesante de ver, sobretodo su órgano y altar. Desde arriba, se contempla quizá la mejor panorámica de Berlín, ya que la altura no es tan elevada como la de la Torre de la Televisión, así que podemos ver los edificios clave con más detalle. También se disfruta de las estatuas que rodean la cúpula.

Después nos adentramos en la Isla de los Museos que está al lado, una verdadera isla rodeada por el río Spree que alberga los museos más importantes de la ciudad, por lo que se la declaró Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999. Por 18€ compramos una entrada combinada para ver el Museo del Pérgamo y el Museo Nuevo, con tesoros de la antigüedad de la civilización romana, babilónica, egipcia, y prehistórica. Hay que tener en cuenta que si se desean visitar más museos hay descuentos con la Berlín Card o bonos de entradas, aunque no los utilizamos y no os podemos dar más información.
En ambos museos no olvidéis de coger la audioguía en español que se incluye en el precio de la entrada. Las piezas más famosas del Museo del Pérgamo son el altar que le da el mismo nombre, una obra maestra de la escultura griega para venerar a Zeus, y probablemente también a Atenea. No menos impresionante es la puerta del Mercado de Mileto, según creo recordar la construcción más grande dentro de un museo en Europa. Y después de atravesar dicha puerta… nos encontramos con la abrumadora Puerta de Ishtar de Babilonia y su Vía Procesional, de singular belleza azul. 
Puerta del Mercado de Mileto

Puerta de Ishtar

Después de visitar el Museo del Pérgamo, nos dirigimos al Museo Nuevo, dedicado sobretodo a la época Prehistórica y civilización egipcia. Sin duda la pieza estrella del museo y la razón por la que quise entrar es el famoso busto de Nefertiti. A pesar de haberlo visto mil veces en foto, verlo en directo mientras escuchaba la explicación de la audiguía me emocionó sobremanera. Como escribió su decubridor en su diario en 1912, “su belleza no se puede describir. No sirve describir: hay que ver”.
Nos alejamos de la Isla de los Museos después de comer bastante bien delante de la plaza de la Catedral para acercarnos a la Nueva Sinagoga. 
Nueva Sinagoga
En la misma calle, más adelante nos encontramos con el ya desaparecido Tacheles, casa okupa y centro de arte alternativo más importante de Berlín. Actualmente el edificio está en ruinas y con un futuro desalentador, pero en sus mejores tiempos se podía entrar a visitar los artistas y sus creaciones. Desde allí tomamos el metro un par de paradas para caminar por Unter Den Linden (Bajo los Tilos), el boulevard más conocido y llegar hasta la Bebelplatz y la Gendarmen-markt. La Bebelplatz es donde se realizó la quema de más de 40.000 libros en el 1933 por parte de los nazis. Aunque estaba en obras, pudimos ver el edificio de la Universidad Humboldt y la Catedral de Santa Eduvigis, la iglesia católica romana más antigua de Berlín.
Bajando unas calles llegamos a la Gendarmenmarkt, que ostenta dos iglesias gemelas en los lados (Catedral Francesa y Catedral Alemana). en el centro se encuentra la Sala de Conciertos de Berlín y es considerada la plaza más bella de la ciudad. 
Catedral Alemana

Antes de tomar el Bus 100 que nos llevará a la Iglesia Memorial Kaiser Wilhelm, pasamos por la Nueva Guardia. Actualmente el edificio sólo alberga una escultura que representa el sufrimiento del pueblo debido a la guerra. Se trata de una mujer que ha perdido a su marido en la I Guerra Mundial y sostiene en brazos a su hijo muerto en la II Guerra Mundial, bajo un espacio abierto en el techo, soportando las inclemencias meteorológicas. Casi enfrente está la parada del autobús 100 y 200. El autobús 100 es interesante ya que hace prácticamente el mismo recorrido que el bus turístico, con el ahorro que eso supone en el precio del billete. Nos traslada hasta la zona del Zoo, donde en las cercanías se encuentra la Iglesia Kaiser Wilhelm destruida durante la II Guerra Mundial, que quedó sin restaurar como memorial. Para nuestra desesperación, está toda recubierta de una estructura más moderna, así que no podemos ver nada de la construcción original.
Volvemos hacia el Reichtag, ya que esta noche tenemos la reserva necesaria para subir a la cúpula, que hicimos dos días antes por internet gratuitamente. Se nos hace de noche, así que casualmente hemos disfrutado de panorámicas diurnas y nocturnas de la ciudad en el mismo día. La cúpula original, destruida por los bombardeos de la II Guerra Mundial, se sustituyó por ésta de cristal casi 50 años después. La cámara de debates del Parlamento Alemán se puede ver desde ella, intentando simbolizar la transparencia y democracia. Vale la pena, más por lo que es la cúpula en sí que por las vistas. 

Al bajar, en los edificios de enfrente se está proyectando la historia reciente de la ciudad y el papel del Parlamento. Llegamos a la segunda proyección y aunque es un poco larga (30 minutos), es agradable todo el juego de luces y sonido delante del río. Se proyecta hasta octubre de 2013, pero por el momento podéis verla en la web del Reichtag. Aquí termina el penúltimo día.
Del último día sólo disponemos de la mañana antes de ir al aeropuerto, así que la ocupamos haciendo algunas compras y visitando el Museo del Cine, en el Sony Center de la Postdamer Platz.. En él se hace un interesante recorrido del cine alemán desde sus inicios hasta la actualidad, con mitos del cine mudo como El Gabinete del Doctor Caligry, Metrópolis, M el Vampiro de Dusseldorf y por supuesto el icono Marlene Dietrich, verdadero centro de la exposición. Se exhiben fotografías y objetos que usó en algunas de sus películas y objetos personales, así como una colección de vestidos y trajes que usó. 


Fuente de la foto

Con la mitomanía subida y con ganas de más, termina nuestro viaje y nos dirigimos hacia el aeropuerto. A la vuelta no podemos evitar ver Berlín, Occidente (A Foreign Affair)  del maestro Wilder, con una espléndida Dietrich y un estremecedor Berlín en ruinas (1948).


Lugares de interés visitados: Isla de los Museos, Catedral, Nueva Sinagoga, Tacheless, Bebelplatz, Gendarmenmarkt, Nueva Guardia, Cúpula del Reichtag, Museo del Cine.

Fecha: 4 y 5 de agosto de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s