Amsterdam día 3: Casa de Ana Frank, Oude Zidje (Barrio Rojo), Heineken Experience

Para visitar la casa de Ana Frank hay que madrugar, ya que se forman largas colas para visitarla. Todo el mundo conoce a Ana Frank por la publicación de su diario, una niña judía escondida en esa casa dos años durante la persecución nazi. El museo abre a las 9, llegamos sobre las 10 y pero todavía está bastante vacío. También hay la opción de venir con la entrada comprada de internet, con lo que es otra forma de ahorrarse la cola, aunque la casa es estrecha como todas las casas típicas de Amsterdam y el abarrotamiento será agobiante si no se va pronto. La entrada cuesta 9,50€.
 
El museo en general, es un recorrido por las distintas habitaciones de la casa frontal y el escondrijo (anexo), que van contando la historia mediante pequeños audiovisuales multiidioma. Me decepcionó un poco el hecho que está completamente vacía, sin amueblar. El padre de Ana (el único superviviente) lo justificó al convertirla en museo diciendo que representa el vacío de las personas que no sobrevivieron a la guerra. Eso sí, podremos ver la estantería real que tapaba la entrada, las marcas de crecimiento de Ana y su hermana escritas en la pared y algunas fotos de la época que decoraban su habitación, como la de cualquier adolescente. Al final se encuentra el diario y los cuadernos originales de Ana.
 
Como siempre vamos a pie, volvemos a pasar por la plaza Dam y la calle Damrak, con la Beurs van Berlage (Bolsa) y la estación central al fondo. Actualmente el edificio alberga una colección de reproducciones de Van Gogh, ¡que no os confunda!
Nos metemos en el Museo del Sexo (sólo 4€), que respira los aires ochenteros de autómatas, fotos, y demás artilugios relacionados que hoy en día nos parecen incluso ridículos. Por algo es el museo erótico más antiguo de Europa.
Seguimos subiendo la calle Damrak, nos dirigimos hacia el barrio Rojo, por lo que nos topamos con la Centraal Station (que ya por sí sola la fachada merece la pena) y a lo lejos la iglesia de Sint Nicolaas.
 
Vamos bajando la calle Warmoesstraat y el sonido de las campanas nos lleva hasta la Oude Kerk. En esa plaza y en las pequeñas callejuelas de alrededor, es donde se encuentran los famosos escaparates donde las prostitutas se exhiben para buscar clientes, adornados con luces rojas. Durante el día la visita no representa ningún problema, “impresiona” igual, según la guía por la noche no es recomendable. La idea era volver también de noche, pero recapacitamos y al final no lo hacemos, hay rincones bastante escondidos y como mujeres solas no es plan de arriesgarse. 
Fachada lateral de la Oude Kerk

Bajando por el canal Oudezijds, se encuentra el Coffeeshop más antiguo de Amsterdam, el Bulldog, actualmente convertido en una cadena. Está completamente enfocado al turismo, pero igualmente entramos y nos tomamos un café (no sirven alcohol).

The Bulldog
De bajada pasamos por la Waag, la única puerta de la ciudad que se conserva (1488) y donde tenían lugar las ejecuciones. Se encuentra en la plaza Nieuwmarkt, donde los dommingos de veranos se celebra un mercadillo de antigüedades. De bajada también nos desviamos un poco para ver la Zuiderkerk, pero a decir verdad, otra iglesia bastante parecida a todas las demás (no por ello menos bonita).
Waag (St. Antoinespoort)
Comemos cualquier cosa (menú de 3€  en el Burger King) y nos dirigimos (a pie, siempre a pie) al museo de la cerveza Heineken, la Heineken Experience. La entrada cuesta 19€, pero en cualquier lugar (el hotel, por ejemplo) se pueden conseguir descuentos de dos euros. El precio incluye la visita a la antigua fábrica, un abridor y una linterna led (que ya no funciona), una cata rápida, dos consumiciones en el World Bar… la verdad es que la visita me gustó, para despejarse un poco de las caminatas y pasar un buen rato, es recomendable. La sala principal de la fábrica es preciosa. 
 
Cierran a las 19:30 y a  las 17:30 se vende el último pase, es recomendable tomarse por lo menos dos horas para hacer todo el recorrido sin prisas y hacer compras si se desea. Al salir hay un barco que lleva cada hora hacia otra tienda Heineken (donde con la entrada obsequiaban con un abridor) pero ya no nos dio tiempo.
 
¡Y de nuevo de pie hasta el hotel! Si hubiéramos alquilado una bici…

Lugares de interés visitados: Anne Frank Huis, Beurs, Centraal Station, St. Nicolaaskerk, Oudekerk, Barrio Rojo, Waag, Zuiderkerk, Heineken brouwerij.
Alojamiento: Hotel Allure ***** 
Fecha: 9 de diciembre de 2012

Anuncios

Un comentario en “Amsterdam día 3: Casa de Ana Frank, Oude Zidje (Barrio Rojo), Heineken Experience

  1. Ana Frank – Museo del Sexo – Barrio Rojo: nosotras vimos exactamente lo mismo, jajaja… no fuimos a Heineken y nos quedamos sin abridor, eso sí… jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s